1x1
Las Varillas Vive
Estás en >
Clima extendido | Jueves 13 de Diciembre 2018 | 05:38:03 Hs.

05
Jul
2018
Institucional | RENE CELAYES PUBLICA EN LAS VARILLAS EN EL MUNDO, LA HISTORIA DE CASA BARAVALLE

CASA BARAVALLE, UN EMBLEMA DEL DESARROLLO VARILLENSE

“CASA BARAVALLE”

La esquina de la economía:

Esta famosa “Casa”, que fuera un símbolo en Las Varillas por sus bajos precios, nació aquí en este pueblo, creció junto a sus numerosos clientes, y se expandió orgullosa convirtiéndose en una poderosa empresa.

Su hacedor, el que creo un imperio:

“Jorge Baravalle”, el protagonista, llega a Las Varillas presumiblemente en la década del ’30 desde la zona rural de San Bartolo, Sus comienzos en esta fueron como “empleado”: Primero en tienda “La Nueva” de Mozzoni y Silva, y luego en “El Liquidador”, a cargo de uno de sus socios: el turco Simón.

Jorge Baravalle se independiza:

Su padre era propietario de una antigua vivienda en la esquina en donde luego estaría la famosa casa. En ese lugar el papá tenía una “Fonda” (Bar), y al lado, en lo que hoy es calle Sáenz Peña, dos habitaciones. Allí se instaló su hijo Jorge con una “tiendita”: en una pieza el negocio y en la otra el depósito.

“Rosita Deálbera”:

La primera empleada que tuvo esa casa, se presta muy gentilmente a mi requisitoria y me comenta: -“Yo había terminado la primaria y andaba en los 14 años. Como la familia Baravalle eran vecinos nuestros, Jorge me propone si me gustaría entrar como empleada para el negocio que pronto abriría. A pesar de mis 14 años, mis padres estuvieron de acuerdo y acepté el ofrecimiento; y en Octubre de 1939 se inaugura el local. Al principio éramos cuatro: Jorge Baravalle, su esposa Catalina Nieto, yo y Héctor Soler. Comenzó con el rubro “tienda”, luego agregó bazar, después zapatería y finalmente anexó mueblería.  Mi ingreso fue como “cajera”, ya que me manejaba bien con los números, estando 14 años en ese puesto.  Como el negocio progresaba y el lugar era chico, demuelen la esquina y se construye un edificio más cómodo. En ese ínterin, la tienda se traslada al frente –provisoriamente- en donde luego estaría situado el Instituto Vélez Sarsfield. Estando ya en la nueva casa, ingresa en el año 1944 como Gerente: “Floro Tini”, y yo paso a Sub-Gerenta.  La familia Tini era de Laspiur, en donde tenían una pequeña sucursal de Baravalle. La casa “Matriz” de Las Varillas llegó a tener en su mejor época: 36 empleados”-

Etelvino Biolatto; fue otro de los empleados, el que permaneció hasta el final de Casa  Baravalle, y quien fuera el último Gerente de la firma, él también me brindó testimonios del imponente negocio:  -“La Casa Central siempre fue Las Varillas. Ahora te menciono a las “sucursales”: de la Pcia. de Córdoba: Villa María y Río Tercero. De Santa Fe: Rafaela, Venado Tuerto, Casilda, San Jorge, y San Carlos. 8 en total”-

-“Como todos los empleados eran a “porcentaje” y con un sueldo fijo, nos teníamos que preocupar para ganar clientes. Por eso cada comprador tenía su vendedor de confianza, ya que sabíamos que un consumidor bien atendido nos traía más clientes.

Para realizar sus compras –sin contar los varillenses- llegaban de todos los pueblos vecinos y hasta de los más alejados, como por ejemplo: Luque. Los colonos eran los mejores clientes. Por ese motivo siempre tenían a disposición una “cuenta corriente”.

Recordando otros tiempos, supongamos esta situación: Una familia de la colonia llegaba en “volanta” (un carruaje), ataban el o los caballos en unos “aros de hierro” amarrados –ex profeso- al cordón de la vereda, del mismo bajaba el pare, la mare y toda la prole: del más “pi-chít” al más “pi-grós”, vistiéndose todos de pie a cabeza. Si la mare pedía tela para vestido de tal color, y no había en stock, el empleado debía ingeniársela para venderle tela de otro color. Nadie se iba sin su “merca”.

Poniendo otro ejemplo: Cuando fallecía el integrante de una familia de “chacareros”, el “luto” era riguroso, las mujeres vestían totalmente de negro, y este respeto duraba de dos a tres meses. Por tal motivo compraban piezas completas de tela negra, las que podían tener de 25 a 35 mts.

La construcción del nuevo edificio –continúa Biolatto- no tengo la fecha precisa pero fue en la década del ’50”-

¿Te acordás de los empleados? ¡Sí, como no! Pero no todos porque hubo muchos que trabajaron poco tiempo. Comienzo desde los cargos jerárquicos: Floro Tini (Gerente General) de todas las sucursales. Rosita Deálbera (Gerenta Local), Guillermo Deálbera, Miguel Bertolone, Lito Tini, Pancho Tini, Plácido Coniglio, Juan Carlos Barberi –estos dos últimos de Laspiur- , Edelvina Carra, Jorge Pereyra, Oscar Carra, Benjamín Rodríguez (zapatería), Isilda Appendino, Modesto “Flaco” Borgettino, Emilio Romero, Clevio Melano, Etelvino Biolatto, (último gerente), Hilda Visconti, Silda Baravalle, Ángel Enría (repartidor de muebles), Décimo Gonta, Nelly y Oreste Gotta, Elba de Gaido, Carlos Cardetti: (quien hacía de todo y estaba en todos lados), Elsa B. de Cerrone (zapatería), Graciela Forno (empaque), Oscar Dupráz, Renee y Vilma Agostini”-

Volviendo a Rosita Deálbera:

¿Recuerda Rosita algún hecho curioso? –“Hubo muchos, pero particularmente tengo en mente uno: Cómo actuaba Jorge Baravalle en sus comienzos para ganar clientes.  El sabía mejor que nadie, que para los pomposos “casamientos”, los contrayentes compraban todo en un solo lugar. Desde el ajuar hasta los muebles. Así que cuando estaba al tanto de un próximo casorio; elegía un día “Domingo”, luego invitaba personalmente a un almuerzo en su casa a los: novios, los padres, los padrinos y la modista. Generalmente, la “modista” era el anzuelo de don Jorge, ya que esta se encargaba de vestir a la novia, al novio, los padrinos y la mare en coche. Después del suculento almuerzo que les brindaba Baravalle y Sra. a los futuros clientes, aparte de la charla “comercial” que se mandaba preparando el terreno; estos engranaban comprando luego cualquier cosa. Yo pienso que a esto se le llamaría: “Atención exquisita”. En esos casos que termino de exponer, solíamos trabajar toda la tarde del domingo. Mi labor consistía en: “embalar y cobrar”-

Ahora dígame: ¿Cómo estaba formada la Sociedad Anónima?

-“Eso fue en la década del ’50, y se componía de esta forma: Jorge Baravalle, Catalina Nieto, Florencio Tini, Miguel Bertolone, Rosa Deálbera y Guillermo Deálbera”-

Rosita se explaya sobre los grandes festejos de Casa Baravalle:

-“En 1964, para los 25 años de la firma (Bodas de Plata), se hizo un grandioso festejo en la estancia “La Victoria” –camino a Las Varas- propiedad de la empresa. Esta fiesta estuvo engalanada por el personal de todas las sucursales. En el transcurso de la misma se sorteó una “Renoleta” O.Km. entre todo el personal concurrente; adjudicándosela Edelvina Carra de Pereyra, de Las Varillas”-

-“En el año 1967, con motivo de mi futuro casamiento, recibo una hermosa sorpresa: en la misma estancia me festejaron mi despedida de “soltera”, concurriendo nuevamente todos los involucrados con esta Casa”-

-“Volviendo atrás el almanaque: en 1953, la familia Baravalle se radica en Buenos Aires, y me ofrecen el cargo de “Supervisora General” al frente del negocio. El puesto de Gerente lo ejercí hasta 1970; año en que me retiro de la firma. Tres años antes había contraído matrimonio con “Mito Basso”, o sea en 1967, y fue mi marido quien me propuso que dejara de trabajar. Así y todo tiré tres años más. Después de mi retiro, el cargo de Gerente fue para “Juan Carlos Perassi”. A fines del 90, “Etelvino Biolatto” sería el último que actuaría en ese cargo”-

-“Otro hecho inolvidable fueron las “Bodas de Oro”. 50 años de permanencia. Eso fue en 1989. Recuerdo que esa vez ocurre algo poco común. El Sr. Baravalle le abona el pasaje al “Padre Mensa” –que se encontraba en Italia- para que este con su presencia bendijera la famosa Casa. La celebración se hizo en la emblemática “esquina”, culminando luego en la estancia La Victoria”-

-“Viví muchos años de trabajo y sacrificio –continúa Rosita- pero siempre con mucho amor y cariño, además de mantener un excelente compañerismo.

Para el matrimonio Baravalle yo fui como una hija. Me apreciaban profundamente.

Esta familia estaba compuesta por tres hijas y un varón. Todos radicados en Bs.As.”-

Lo más triste:

-“En una oportunidad el malogrado “Cardetti” estaba escribiendo en las vidrieras de la tienda: “Liquidación por cierre definitivo”. Paso yo en ese momento y no lo podía creer. Cayó como una bomba para todos”-

¿Por qué esa Casa fue la más “vendedora”?:

La mercadería que expendía “Tienda Baravalle”, era de bajo costo y esencialmente para el obrero y el hombre de campo. No era de calidad, pero por pocos pesos uno se vestía. Para la clase media alta ya existían varias tiendas de categoría; las que trabajaban con un nivel no apto para bolsillos flacos. Ese fue el slogan que siempre mantuvo esta empresa: “Una permanente liquidación”.

Aquí continúa la nómina de empleados:

Leandro Aiassa y Atilio Serre, (quienes entre otros integraron la primera sociedad). Norma y Clelia Colla, Irma G. de Perassi, Chami Perassi, Vilma Martínez (escritorio), Esther Tápero, Norma Belén (escritorio), Ramón Villacorta (Oficina de créditos), Haidé Sema (Caja Supermercado), Estela Melano (empaque), Hilder Serra (empaque), Leticia Díaz, Leticia Ibarra y Gladys Vietto (escritorio), Eladio Gerbaudo (tienda), Atilio Martina, Mondino, Mirna Sanfelice, Nilda Seguí, Ivo Garis (el acordeonista). Juan Zanón, Telmo Ludueña y francisco Gallardo: (serenos). Atilio Castagno, Lalay Ludueña, Poroto Lerda y Argüellito: (transporte de camiones). Chicho Lerda: (lustrador de muebles).

Baravalle supo tener un grupo de “Sastres Unidos” que trabajaban para la Casa:  Ramón Olivetti, Pedro Tolosa, Isidoro Sema, Ïtalo Filipi y Antonio Garrera.

Un nuevo rubro:

En 1987, Baravalle instala un “Supermercado”.

Filiales: Estas se abrieron en 1965.

Piamonte, María Susana, El Trébol, San Jerónimo Norte.

Otros emprendimientos:

“Tini Tex”, fue un anexo que hubo en Rosario: (Venta de Retacería al P/Mayor).

En sus comienzos Baravalle también tuvo un taller de “plisado y vainillado” con máquinas industriales.

Después del fallecimiento de “Jorge Baravalle”, sus herederos liquidaron el inmenso capital que fueran sus (8) sucursales.

Recordando tanto sacrificio, y los hogares que quedaron sin su sustento diario; comprobamos con profundo dolor, que todo eso se vendió a precios irrisorios.

De un manotazo le quitaron lo mejor que tenía Las Varillas.-

1x1

Don Jorge Baravalle junto a sus empleados Foto: Las Varillas en el Mundo
1x1


1x1
1x1


1x1

COMENTARIOS / 0 comentarios
Dejá tu comentario
comentario
1x1

1x1


Si leyó esta nota también le puede interesar:

Las Varillas Vive
10
Dic
2018
Las Varillas

DESPEDIDA A LA PROMO 18 DEL DVS

<p> <iframe allow="accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-p...

1x1
1x1
1x1
1x1
L&M Mármoles y Granitos
Shell de Daniele noviembre 2015
1x1
Animación Graciela Zorzenón Corredor Publico Inmobiliario
1x1
Ser Consultorios Interdisciplinarios
Reportajes

ESTOS JUEGOS SUPERARON NUESTRAS EXPECTATIVAS

Thomas Bach, el presidente del Comité Olímpico Internacional, brindó una conferencia de prensa con Gerardo Werthein y destacó la excelente organización en Buenos Aires. Seguir leyendo.

1x1
1x1

ULTIMA ENTREVISTA DE VIVE Y NUESTRO PERFIL AL DR. JOSE MANUEL DE LA SOTA JUNTO AL DR. MARTIN LLARYORA

1x1
1x1
1x1
Mutual Almafuerte Institucional
Berrino Seguros
1x1
CNTER 2 X 1
1x1
1x1
ESPACIOS NIÑOS
Banner nuevo Almafuerte abril
Resonancia Las Varillas
Kiosco Rulo
Dirección Municipal de Cultura
Municipalidad de Las Varillas
Radios Online
Diarios Online
1x1
1x1